La paz se hace con inversión social

¿Cuál será el principal aporte que hará Cali a la paz?
En Cali ya estamos construyendo un ambiente y generando condiciones para hacer frente a la nueva realidad de un país sin guerra. La paz no la decretan desde La Habana, la construimos todos acá con nuestra convivencia y desde mi gobierno nos hemos puesto en la tarea de generar condiciones para aumentar el empleo y opciones para que las personas tengan cómo ganarse la vida. En este año hemos recorrido un camino importante disminuyendo el desempleo y seguiremos en esa vía porque a esta ciudad llegan muchas víctimas de la violencia, así como excombatientes a los que se le deben brindar opciones para que se ocupen. Esto implica acciones concretas de reconciliación. También Cali cuenta con una herramienta estratégica de paz, “Plan de Paz Ciudad Pazífico”.
 
¿Cómo está el proceso de atención humanitaria y apoyo a víctimas?
El apoyo y atención humanitaria a víctimas del conflicto está en el marco del cumplimiento de la ley y Cali lo viene haciendo desde la administración pasada. Nosotros nos hemos propuesto reforzar lo que ya se ha hecho, por ejemplo, dotando a la ciudad de más puntos de orientación para que tengamos un total de seis disponibles, en la actualidad hay tres.
 
En el Plan de Desarrollo quedaron plasmadas acciones para hacer más eficiente los tipos de ayuda que se pueden ofrecer, como son los hogares de paso, bonos de alimentación y dotación, apoyo a la generación de ingresos, auxilios funerarios y traslado de cuerpos.
 
¿Qué está previsto en inversión social y generación de ingresos?
Se creó una ruta de generación de ingresos para víctimas del conflicto con formación para el trabajo, empleabilidad y fortalecimiento de unidades productivas.

Una de las metas de este gobierno es garantizar las herramientas y el ambiente propicio para que el nivel de vida de los caleños mejoren en materia de crecimiento económico, competitividad y oportunidades. Promovemos de manera integral el emprendimiento brindando los mecanismos de acceso a estrategias de financiación, microcréditos, capital semilla, capital trabajo y acompañamiento.

El Plan de Desarrollo para los caleños priorizó la inversión social, pero adicionando su componente económico con inclusión productiva, que es la capacidad para generar opciones a las personas que han estado rezagadas o desahuciadas del mercado laboral o en su defecto, que se encuentran en mayor riesgo de inestabilidad. La inclusión productiva implica que las personas mejoren su empleabilidad, formación, experiencia y capacitación para que se puedan preparar en un arte, oficio, profesión y de esta manera tengan más perspectiva de empleo y generación de ingresos. Se trata de brindar herramientas y espacios a población afectada por el conflicto.
 
¿La guerra deja muchas víctimas, como se están apoyando en la ciudad?
Estamos brindando alternativas de vida para quienes proceden de territorios en conflicto. Por un lado, presentamos la creación del ‘Plan de Paz y Convivencia Pacífica’, una guía que busca apropiar políticas y establecer los lineamientos para que Cali y el Valle  trabajen en acciones estratégicas y pedagógicas que fomenten una cultura de paz, convivencia pacífica y reconciliación en el suroccidente colombiano. En materia de oportunidades de empleo, hemos vinculado laboralmente a víctimas y personas en proceso de reintegración como gestores de movilidad en la Alcaldía de Cali. Estos son ejemplos concretos y esperamos que a medida que se perfeccionen los acuerdos, sigamos contribuyendo con acciones concretas para la paz.

¿Hay buenas iniciativas en el sector privado?
En abril pasado, la alcaldía adelantó un convenio con la Fundación Chevrolet, la Fundación Neme y la Embajada de Suecia en alianza con el Sena que presenta un modelo de educación para promover la empleabilidad en habitantes de sectores vulnerables de la ciudad, donde ellos se capaciten en mantenimiento de motores de gas, gasolina y diesel, metalmecánica, pintura y logística.

Con el Gobierno de Canadá firmamos un acuerdo para beneficiar a 500 personas, entre mujeres, jóvenes y personas afectadas por el desplazamiento, la violencia y el conflicto armado, que residan en la ciudad y formarlos en competencias acordes a las necesidades del mercado laboral.

A estos ejemplos le sumamos un apoyo permanente, que brindamos desde el Centro de atención a Vícitimas (CREAV), donde contamos con un equipo humano trabajando en corresponsabilidad con el sector privado para la generación de empleo.
 
¿Disminuirá el fenómeno del desplazamiento?
El fin del conflicto trae muchos desafíos para la ciudad. La población seguramente aumentará y para eso se cuenta con programas de reordenamiento y reparación. Cali ya es receptora de población de víctimas y desmovilizada desde hace más de 20 años. Ahora contamos con herramientas de ciudad para construir alternativas de inclusión y reconciliación
Nuestro principal objetivo debe ser brindar herramientas y condiciones para que las metas de todos se desarrollen, eso va en beneficio directo de los habitantes y por ende, de la ciudad misma. Sin embargo, según lo que venimos conociendo de los acuerdos de paz, se van a crear zonas de concentración al norte del Cauca, cerca de Cali y es de esperar que muchos de los excombatientes en reintegración vayan a ubicarse en dichas zonas, y una vez en ellas se fomenten empleos, muy posiblemente allá encontrarán alternativas de vida.

¿Cómo  frenarla violencia doméstica?
Contamos con programas específicos para trabajar en la transformación de una cultura de país desde una perspectiva pedagógica, por esto trabajamos en prevención con programas como “Cartilla desármate y medítele a la paz”, o “Yo no parí para la muerte”.

El cambio en los comportamientos es fundamental para el futuro que buscamos construir. Hay que dejar atrás los comportamientos violentos, generar lazos entre los ciudadanos e invertir en políticas de convivencia. En eso consiste nuestro proyecto de cultura ciudadana, con el que estamos apostando a que los caleños nos tratemos bien y aprendamos a vivir en paz.
 
 
La Caja de Compensación Familiar Comfenalco Valle, miembro de la Asociación de Cajas de Compensación Familiar (ASOCAJAS), le genera bienestar social a los trabajadores de medios y bajos ingresos y a sus familias.