Tejido social

Desarrollamos un proceso de intervención en el fortalecimiento o construcción del tejido social  con las familias afiliadas y no afiliadas que adquieren Vivienda en los proyectos propios desarrollados por Comfenalco Valle. Este programa está encaminado a fortalecer el capital social en las urbanizaciones propias, conforme a las políticas establecidas para la organización ciudadana, el desarrollo local, la participación y el mejoramiento de la calidad de vida de las familias, aportando al crecimiento y desarrollo local a partir de la formación en convivencia y cultura ciudadana, organización de la comunidad (en barrio o en propiedad horizontal), medio ambiente y seguridad domiciliaria y urbana.

¿Cómo lo hacemos?

  • Generando proyectos de intervención comunitaria orientados a la organización y desarrollo con rentabilidad social.
  • Desarrollando estrategias de trabajo interinstitucional.
  • Fomentando procesos de cohesión social, empoderamiento y autogestión con la población beneficiaria.

¿De dónde surge?

  • De la necesidad de intervenir las urbanizaciones con un modelo social integral de desarrollo que tiene como objetivo el bienestar de las familias.
  • Por el compromiso social de crear ciudad en los nuevos sectores donde se expande la ciudad. Ofreciendo soluciones integrales de vida y promoviendo, comunidades autogestoras y con valores ciudadanos que permitan el crecimiento de una sociedad pujante.

Entregamos vivienda con sentido humano.

Buenos vecinos, buenas viviendas

Dentro de los proyectos de vivienda propios o en convenio, Comfenalco Valle promueve a través de su grupo de gestión Social la construcción y fortalecimiento de tejido social. En 2011 brindamos este servicio a los habitantes de los proyectos Colinas del Aguacatal y Brisas de la Base.

Nuestras trabajadoras sociales han realizado acompañamiento social enfocado en la organización comunitaria, sana convivencia, conservación del medio ambiente, buen uso de zonas comunes y piscinas y seguridad domiciliaria, contribuyendo al desarrollo social de la comunidad y la autogestión de procesos para beneficio de las familias.

Los residentes y propietarios de estos dos proyectos habitacionales han recibido una serie de capacitaciones y talleres para crear lazos de convivencia entre ellos y sus vecinos, así como pautas para el manejo de las basuras, prevención de desastres y seguridad, uso racional del agua y la energía e interpretación del recibo de servicios públicos.

Algunos de los puntos más valorados por la comunidad fueron las asesorías al consejo de administración para la promoción de acciones en beneficio de los conjuntos cerrados y elaboración del manual de convivencia.

A través de unas buenas relaciones, empezamos a construir comunidad organizada, seria y responsable para nuestras familias.