“El Puerto debe ser trabajado con más pensamiento nacional”

Buenaventura mueve cerca del 50% de la carga del país. En 2012, fue la zona aduanera que más le aportó impuestos a la Nación, por encima de Bogotá. El gerente general de la Sociedad Portuaria de Buenaventura, el cubano-español Domingo Chinea Barrera, habló con la revista Lazos sobre los retos que tiene el principal puerto de carga del país y de la necesidad de que Buenaventura sea un asunto presidencial, no de autoridades locales, para dar el gran salto como ciudad-puerto al estilo de Hong Kong y Shangai.
 

¿Cuáles es la proyección de la Sociedad Portuaria Regional de Buenaventura para el 2014?
Tenemos compromiso de invertir casi 500 millones de dólares en este contrato de concesión. Ya tenemos invertidos más de 250. En los últimos cinco años hemos reforzado más de 600 metros de muelles para profundizarlo a 15 metros. Estamos pasando de una profundidad de 11 metros del antiguo muelle a una terminal para recibir buques de hasta de 14 metros de calado. La tarea más importante del 2014 vamos a tener muelles por profundizar a 15 metros y con dársenas de maniobra sin ningún tipo de limitación para recibir buques de más de 350 metros, va ser una dársena de maniobra como las de los mejores puertos del mundo: Los Ángeles, San Francisco, Seatle, el que sea. Eso nos va a hacer muy competitivos.

 
Técnicamente, ¿qué quiere decir?
Que lo estamos dragando para pasar de 11 metros a 15. Actualmente recibimos buques de 5 mil TEUs (5 mil contenedores de 20 pies cada uno), y vamos a pasar a buques de 12 mil TEUs. Es una inversión grande. Actualmente estamos llevando a cabo el dragado a 15 metros de los muelles 2 al 6, y pensamos que estamos terminando ese dragado a finales de febrero.
 
¿Eso es poner a Buenaventura a qué nivel?
Con 15 metros de profundidad a la altura de cualquier puerto del mundo. Estamos trabajando en la parte de equipos, en infraestructura y reforzamiento del muelle, dragado de profundización, ampliación de muelles. Modernizamos el sistema de seguridad electrónica. A junio de 2015 tenemos un compromiso de invertir 70 millones de dólares ¿En qué? En infraestructura, software, capacitación, equipos. Hacer un puerto bien competitivo. Buenaventura hoy,  es el único puerto de Colombia que tiene competencia en todo tipo de carga. Hay cuatro concesiones. Competimos en graneles, contenedores.
 
¿Esto ha traído algunas ventajas?
Que los clientes se beneficien de tarifas más competitivas, de un mejor servicio. Se está haciendo un gran esfuerzo y el gran beneficiado es el país y el comercio nacional.
 
Con la llegada de grandes volúmenes y el atraso en algunos frentes como vías, ¿el puerto si está en capacidad de evacuar toda esa mercancía con eficiencia?
Sí. El puerto, la parte portuaria no tiene ninguna dificultad. Lo que necesitamos es que se mejore la comunicación terrestre de Buenaventura con Bogotá, Cali, Medellín y el Eje Cafetero. Este es un puerto nacional. Allí se recibe carga de todo el país y se manda para el mundo.
 
¿Cuál es el reto hoy?
Darle al puerto una infraestructura. El gobierno está trabajando muy duro en la doble calzada Buga-Loboguerrero-Buenaventura, el Túnel de La Línea, las Autopistas de la Prosperidad. Ví el plan de carreteras y creo que se está haciendo un gran esfuerzo para modernizar el país. Hay que reconocerlo. Hay que centrar el esfuerzo financiero y económico hacia la infraestructura. Sin ello no hay nada que hacer. Hoy vale más llevar un contenedor de Buenaventura a Bogotá, y a veces a Cali, que traerlo de Corea, China y Japón a Buenaventura. Vale más el tramo terrestre, que es chiquito, comparado con los 30 días de viaje de un buque desde China al Puerto. 
 
¿Y el tren?
Es otra cosa en la que se ha estado trabajando con el nuevo concesionario, la gente de Impala Transfigura (Suiza). Yo pienso que lo van a reactivar en este 2014, y eso va a marcar un viraje en el ferrocarril. Lo han dicho la ANI, el Ministerio de Transporte y el concesionario.
 
La gente critica los TLC porque se firmaron sin tener al país preparado en su infraestructura ¿Qué dice la Sociedad Portuaria?
Yo pienso que lo hizo bien. Los TLC han diversificado el mercado colombiano. En noviembre del año pasado, por ejemplo, impusimos un nuevo récord de exportaciones. Fue el más alto de los últimos 19 años. Eso debido a los TLC, creo yo.
 
Siempre que se habla de Puertos en América Latina ponen a Buenaventura detrás de Valparaíso (Chile) o El Callao (Perú) ¿Qué tan lejos estamos?
No, Valparaíso es un puerto que está muy lejos de nosotros. Es un puerto mucho más chiquito que nosotros. Nosotros en realidad competimos más con puertos de Panamá que con El Callao o Valparaíso. El mayor desarrollo portuario de América Latina lo tiene Buenaventura.
 
Otra cosa es el desarrollo de la ciudad. ¿Por qué ese desbalance ciudad-puerto?
Debería ser paralelo, más armónico. Lamentablemente en los últimos 15 años las diferencias entre el puerto y la ciudad son cada vez más grandes. No solo como Sociedad Portuaria sino con las cuatro concesiones. Son concesiones exitosas, reconocidas a nivel mundial. Reciente, la Asociación que lidera el tema de infraestructura a nivel mundial, puso el proyecto de modernización del puerto de Buenaventura entre los cien proyectos de infraestructura estratégicos más importantes de América Latina (hay varios proyectos colombianos). Pienso que la parte portuaria, y no lo digo por nosotros como concesión sino por todas las concesiones del puerto de Buenaventura, son para mostrar en cualquier parte del mundo.
 
¿Cómo hacer para que la ciudad crezca al ritmo que lo hace el puerto?
Pienso que debe haber una sinergia donde el papel protagónico es del gobierno central.
 
¿Es importante que hayan elevado a Buenaventura a la categoría de Distrito?
Si no llega el desarrollo cualquier título que le cuelguen da lo mismo. Lo que tiene que haber son recursos. Cuando uno visita puertos (México, Ecuador, Perú, Chile,  Panamá), se da cuenta que esos temas son del resorte del Presidente de la República. Hace poco, en una charla con el expresidente de México, Felipe Calderón, nos decía que los grandes proyectos de infraestructura de un país no son de los alcaldes ni los gobernadores. Son del presidente. Conectar a Buenaventura con Bogotá es un asunto de la Presidencia de la República con el apoyo de todos: de los ministerios, la Andi,  la Asociación Nacional de Infraestructura (ANI), el Invías, los gremios. Es un tema que debe ser liderado por el Presidente. Las grandes decisiones son estratégicas: el Túnel de La Línea, las Autopistas de la Prosperidad, todo eso obedece a política presidencial.
 

¿Son obras conectadas todas con Buenaventura?
Todo. Conectar la Costa Pacífica con la Costa Atlántica. Incluso, en algunos años, Buenaventura se puede convertir en una opción para la salida de Venezuela al Pacífico.

 
¿Cómo?
Con infraestructura a través del corredor vial a la Orinoquia. Podría estar en diez años. El gobierno sabe que sin infraestructura no hay futuro. El atraso en infraestructura es impresionante. Creo que somos de los países con más limitaciones en ese campo. Puertos mexicanos como Manzanillo y Lázaro Cárdenas, que son competencia nuestra, tienen un sistema de autopistas que ni decir. Nosotros tenemos que tener un sistema de autopistas que nos conecten con Bogotá. Y se acabó. Una carretera que es muy importante es Mulaló-Loboguerrero. Eso necesita resultados. El día que esa vía esté, se acerca el puerto más al país. Eso garantiza que la zona industrial Cali-Yumbo esté a menos de dos horas. Hoy tardan cuatro a cinco. Eso acerca al puerto al Interland.
 

¿Los más beneficiados?
La industria, el comercio, el desarrollo de Cali y de las zonas industriales aledañas a Cali. Nadie se imagina qué desarrollo va a traer a Cali y al mismo Yumbo, y a toda esta zona de desarrollo, la vía Mulaló-Loboguerrero. En vez de mandar el contenedor tres o cuatro días antes, lo van a poder hacer unas horas antes. Las mayores beneficiadas con la Mulaló-Loboguerrero son Cali, Yumbo y las zonas logísticas.

 
¿Y Buenaventura?
Se va a ver el desarrollo para todos. Lo ratifico: hoy no existe, y no la veo en menos de diez años, una opción distinta a Buenaventura por el Pacífico. Hoy Buenaventura es la puerta. Tiene la sartén por el mango. Pero el día que se inauguren las nuevas obras de remodelación del Canal de Panamá, previstas para 2016, tendremos otro reto porque los costos de los fletes de China, Corea y Japón a los puertos de la Costa Atlántica, serán más baratos: vendrán buques más grandes.
 
¿Le conviene a Buenaventura?
Conveniencia o no, es una realidad. Lo que hay que hacer es prepararnos en infraestructura para recibir esos grandes buques. Hay que hacer dragado de mantenimiento, el diseño definitivo del canal de acceso al Puerto. O sea, yo creo que 2014 va a definir en gran medida la competitividad del comercio con la Costa Pacífica y del Pacífico con Buenaventura.
 
El Puerto Petrolero, ¿quedó enterrado?
Es importante. El problema es cómo llegar con el combustible al Pacífico. Ese poliducto que hay hoy es para productos finos, relativamente chiquito. En la Costa Pacífica no hay un gran puerto de combustibles, que es un puerto relativamente barato en su construcción. El problema es cómo llevar el combustible al Pacífico. Pienso que lo que se necesita es inversión. Infraestructura. Los políticos en Colombia, desde ministros a presidentes, tienen claro que la única forma de llevar este país hacia el desarrollo y generar empleo es invirtiendo en infraestructura, educación y excelentes administraciones. La administración pública tiene que tener excelentes administradores públicos.
 
¿Cómo acabó financieramente el 2013 para la Autoridad Portuaria?
Debemos haber acabado con un incremento del 8%, por encima de la inflación. Facturamos más de 100 millones de dólares, eso quiere decir que crecimos más de 8 millones de dólares. Incluso, el crecimiento del segundo semestre puede estar por el orden del 11% al 15%. La economía colombiana no sintió los efectos de la crisis internacional. Hay que seguir trabajando en inversiones productivas, en infraestructura. En inversiones que generen empleo, desarrollo, consumo, producción.
 
¿Los usuarios del Puerto qué han dicho?
Solo están esperando que termine el dragado para que entren los buques de casi 350 metros de eslora.
 
El año pasado, ¿qué fue lo más importante?
Las inversiones. Estas deben haber estado entre los 30 a 40 millones de dólares. Se pasó de un puerto, que sólo se podía dragar a 11 metros, a 15 en un esfuerzo gigantesco. El ancho de la draga era de 240 metros. Ahora estamos en 400 metros. Eso es metiéndose, cavando en el mar, haciendo las dársenas. Esa es la razón para que nos hayan seleccionado entre más de 400 proyectos estratégicos de máximo nivel en América Latina entre los que figura el Canal de Panamá, ferrocarriles, vías, puertos, hidroeléctricas. Obras de cifras gigantescas.
 
¿Cuándo cree se empiecen a ver los efectos de estas inversiones en Buenaventura?
Yo pienso que cuando se terminen los trabajos de la doble calzada Buga-Loboguerrero-Buenaventura. En 2017 se verá mucho más flujo, más rapidez. El Túnel de La Línea es muy importante. Creo que hay que darle un compás de espera a todo esto.
 
¿Este gobierno sí ha hecho la tarea?
Se ve. En el 2006, hubo 46 días que el Puerto estuvo bloqueado. En el 2007, de 15 a 16 días, 2008, unos 30 y 2009 como 20. El año pasado no llegó a un día. El Puerto se paraliza cuando hay derrumbes en la vía. Aunque falta por terminar la doble calzada, los efectos se perciben ya. Es un hecho.
 
¿Incluso en Buenaventura?
Incluso para el comercio de Buenaventura. La gente de Cali podrá ir por la mañana y regresar por la tarde. Las dos vías (Buga-Loboguerrero y Mulaló-Loboguerrero) van a cambiar la historia del Puerto. El Túnel de La Línea es estratégico. Mientras más rápido lleguemos a Bogotá, los fletes serán más bajos. El transporte terrestre en Colombia es muy costoso, y una de las causas es porque la infraestructura está muy atrasada. Subir a la línea es una tarea titánica: más de 3 mil metros de altura. Un absurdo. El puerto de Buenaventura debió operar, el año pasado, más de 15 millones de toneladas. Todo se va al interior del país.
 
¿La riqueza pasa por Buenaventura, nada se queda?
Tristemente eso es verdad. Uno esperaría mayor inversión de la empresa privada para generar riqueza, pero faltan muchas cosas. Buenaventura tiene problemas de energía, por ejemplo. Todos los años vuelan una torre de energía, dejándonos tres, cuatro días desconectados. Una de las cosas que afecta el desarrollo de Buenaventura es que hay una sola red eléctrica.
 
¿Se necesita otra red?
La propuesta es que haya dos redes. La actual y otra por donde va el trazado de la nueva vía. Esa nueva red debería estar lista en dos o tres años. La actual no aguanta más. La gente se pregunta, ¿y por qué los industriales no montan más industrias en Buenaventura? La respuesta es que solo tiene una sola red eléctrica. Así es casi que imposible.
 
¿Qué hacer para que todo eso sean hechos y no bonitas ideas?
A Buenaventura hay que trabajarla con más pensamiento nacional. No verla como un municipio o distrito especial de un país. En 2012, Buenaventura fue la zona aduanera que más aportó en impuestos, por encima de Bogotá. Según el Banco de la República, dio más de 4,2 billones de pesos. Un puerto que le aporta al presupuesto del Estado más de 4,2 billones de pesos en impuestos aduaneros, debe ser mirado con seriedad. Yo veo a Buenaventura como proyecto nacional. Hasta Cartagena, de la que hacen tanta historia con su refinería, está por detrás de Buenaventura. Buenaventura aporta más que Cartagena, Barranquilla y Bogotá como zonas aduaneras. Es la zona aduanera que más aporta al país.
 
¿No se justifica tanto abandono?
Por eso digo que hay que trabajar con el gobierno nacional. Y trabajar a largo plazo. Hacer un plan de desarrollo: red eléctrica, doble calzada, educación, servicios públicos. Hay que hacer un gran esfuerzo para que Buenaventura se convierta en un polo de desarrollo, y que sea la única puerta del Pacífico colombiano.
 
¿Se vislumbran cosas nuevas?
Hay algunas inversiones, pero lo que hay que mejorar son las vías, el agua (cosa importante), educación de vanguardia. Creo que se están ahora haciendo cosas buenas, pero lo que hay que dar es un gran salto como hizo Shangai, Hong Kong. Salir con cosas grandes de infraestructura, de desarrollo. Que Buenaventura pase a ser la ciudad mejor administrada de Colombia. Que se vea el desarrollo y la gente lo sienta.
 
DE LA MANO CON COMFENALCO VALLE
Con la Caja ha habido buena relación. La Sociedad Portuaria, según Domingo Chinea, su gerente general, cuenta con más de 300 trabajadores de forma directa y unos 2 mil en forma indirecta. “Trabajamos con la Caja en campos como la recreación. El año pasado hicimos un plan de desarrollo para los empleados que fue muy bueno. Hemos tenido planes de vivienda, no para nuestros empleados, sino para la comunidad portuaria. Este año posiblemente salga un nuevo plan, pero no depende tanto de Comfenalco o de nosotros sino de que la gente tenga capacidad de pago de esos créditos. Nosotros les pagamos a nuestros empleados un fondo de empleados al que están afiliados hasta trabajadores de la competencia. Somos la única sociedad que tiene fondo de empleados”.

 
*Entrevista publicada en la Revista Lazos Ed. 127 (Marzo-Abril 2014)
 
La Caja de Compensación Familiar Comfenalco Valle, miembro de la Asociación de Cajas de Compensación Familiar (ASOCAJAS), le genera bienestar social a los trabajadores de medios y bajos ingresos y a sus familias.