Las Cajas piden definiciones claras sobre su papel en el Sistema de Salud

Bogotá, D.C., 12 de junio de 2012.-/ En Carta enviada a los miembros de la Comisión Séptima del Senado, las Cajas de Compensación Familiar le piden al Congreso definiciones claras sobre la pertinencia presente y futura de la operación de las Cajas en el Sistema de Salud.
 
Dice la comunicación que como operadoras de la protección social e instituciones sin ánimo de lucro que cumplen fines sociales y de interés general, “las Cajas de Compensación Familiar han manifestado claramente su decisión de prestar los servicios que el Sistema de Seguridad Social en Salud requiera, pese a la difícil situación actual financiera y operativa del mismo, que mucho las ha afectado en su cotidianidad”.
 
La inquietud del Sistema del Subsidio Familiar nace en la consideración sobre el proyecto de ley presentado por el Gobierno Nacional por el cual se redefine el Sistema de Seguridad Social en Salud.
 
En efecto, dice la comunicación, “en lo que va corrido de la discusión y a partir de su texto original, las Cajas de Compensación Familiar desaparecen como agentes propios de la operación del sistema”. Y agrega que “Parece olvidarse el papel que han cumplido para la salud en Colombia y, lo que es más preocupante, se encuadra el proyecto en la riesgosa dicotomía entre operación pública y operación privada de la salud, desconociendo las opciones para el sector solidario y, en especial, para instituciones que como las Cajas cumplen funciones de protección social y no tienen ánimo de lucro”.
 
No obstante, dice la carta suscrita por el Presidente de Asocajas, Álvaro José Cobo Soto, “la decisión política corresponde al Congreso de la República, al cual acuden dispuestas las Cajas, para que a través del escrutinio democrático, de la reflexión y de la construcción concertada de voluntades, se defina su participación en esta nueva reforma al sistema de salud”.
 
Hay que recordar que la participación de las Cajas en el sistema de salud no nace con la Ley 100 de 1993; desde la década de los setenta del siglo pasado las Cajas se empeñaron en la provisión de servicios de salud para sus afiliados.
 
De hecho, antes de adoptarse el modelo de la Ley 100 de 1993 y en paralelo con los esfuerzos del Instituto de los Seguros Sociales por extender la cobertura al ámbito familiar, las Cajas de Compensación Familiar idearon y pusieron en funcionamiento esquemas de provisión de servicios en salud de carácter familiar, que fueron antecedentes de lo que posteriormente se definiría con el modelo de salud construido a partir de la Constitución Política de 1991.
 
Cifras y resultados
El Congreso debe tener en cuenta que la cuarta parte de la población colombiana está asegurada en salud por conducto del sistema de Cajas de Compensación Familiar.
 
En efecto, el 18.3% de los afiliados en el régimen subsidiado lo están por conducto de una caja de compensación familiar, en tanto el 30.8% de los afiliados del régimen contributivo de salud se encuentran vinculados a una EPS del sistema de compensación familiar.
 
Además, se deben tener presentes los siguientes datos y resultados sobre la participación de las Cajas en la operación de la salud en Colombia: en el aseguramiento social seis EPS del Régimen Contributivo que tienen que ver con las Cajas aglutinan a 6.2 millones de afiliados activos y catorce EPS del Régimen Subsidiado tienen 4.4 millones de afiliados activos.
 
En la prestación de los servicios de salud, 24 Cajas tienen infraestructura de salud, las prestaciones de servicios de salud ascendieron a más de 90 millones de actividades en 2012; tienen 237 centros de atención en salud de los cuales 172 son de primer nivel, 57 de segundo nivel, 6 de tercer nivel y 2 de cuarto nivel. Consecuencia de la evolución explicada, doce Cajas con EPS también tienen  infraestructura como instituciones prestadoras de servicios de Salud.
 
En conclusión, son las Cajas de Compensación Familiar las instituciones no lucrativas de la protección social – como las define la Ley 1451 de 2011 – que mayormente participan en el Sistema de Seguridad Social en Salud, por mandato legal y convocatoria gubernamental. Se desempeñan como aseguradoras, directamente o a través de terceras personas, destinan recursos para la financiación del régimen subsidiado, prestan servicios de salud, operan los determinantes sociales de la salud y actúan en alianza público privada con el Estado en el aseguramiento y en la prestación de servicios.