Perseverancia y emprendimiento, claves para el progreso

Entrevista

Álvaro Rodríguez Acosta, presidente de Ventura Group

Perseverancia y emprendimiento, las claves para el progreso de Buenaventura

“Los vencedores de la batalla de la vida son hombres perseverantes, que, sin creerse genios, estuvieron convencidos de que tan sólo en la perseverancia se haya el anhelado fin”. Con esta frase, Álvaro Rodríguez Acosta, resalta la cualidad que, a su modo de ver, debe primar en todas las acciones de la vida, para lograr alcanzar el éxito: la perseverancia.

Y precisamente es la perseverancia, la que ha llevado a este emprendedor y líder, a crear empresa, a posicionarla y, sobre todo, a ayudar a cientos de personas a través de la generación de oportunidades laborales, que permitan mejorar sus vidas y, por ende, las de todas sus familias.

Álvaro Rodríguez Acosta, es monteriano, abogado especializado en el derecho marítimo y portuario. Estudió en la capital del país, pero llegó hace muchos años a Buenaventura: “Primero tuve que trasladarme a Bogotá por motivos de estudios y educación; posteriormente cuando fui directivo de la Morrison- Knudsen del proyecto del Cerrejón (de carbones y puertos), tuve la fortuna de trabajar en la empresa Estatal de Puertos de Colombia y allí conocí a un inversionista holandés que me pidió trabajar con él y me hizo ver que el futuro de Colombia está en el Pacífico”.

De esta forma y gracias a su esfuerzo, dedicación y, sobre todo, perseverancia, aportó a la creación de Ventura Group y Opp Graneles, empresa que actualmente preside. “Somos cinco empresas del sector logístico y portuario; tenemos concesiones portuarias y actualmente operamos la terminal de gráneles de la Sociedad Portuaria Regional de Buenaventuras S.A. y del Grupo Portuario Muelle 13”.

Este grupo empresarial genera 560 empleos directos y un promedio de 120 indirectos, entre operadores secundarios y empleados por nómina en el terminal marítimo de Buenaventura, en donde tienen el mayor volumen de operación.

La empresa tiene un contrato suscrito con la sociedad portuaria hasta el año 2034, lo que significa un compromiso de inversión de más de 40 millones de dólares, que han venido ejecutando en equipos, bodegas y líneas de transferencia, a tal punto que ya se han invertido 30 millones de dólares en Buenaventura desde 2014.

Además, consciente de la importancia de aportar al progreso de la ciudad, en la actualidad lidera la fundación Étika Verde, que trabaja temas enfocados en la responsabilidad social del Puerto.

Así, desde la empresa y su fundación, ha generado e implementado proyectos para mejorar la vida de sus empleados y de la comunidad de su zona de influencia. Iniciativas que se han enfocado en temas como vivienda y apoyo en bancarización, para erradicar los prestamos ‘gota a gota’. Y precisamente ahora, tiene sus esfuerzos orientados en la creación de Ventura Football Club, que será equipo de football profesional de Buenaventura; la escuela de Football  para los niños de las zonas más vulnerables de Buenaventa y continuar con la gestión del Centro de Entorno Saludable, el cual se encuentra  ubicado en el barrio Nayita, entre otros muchos sueños para la gente.

En un análisis hecho, encontraron que uno de los puntos álgidos y que más dolores de cabeza traía para las personas de la región, era el de los préstamos ‘gota a gota’, una realidad que afecta directamente el bolsillo de los hogares, por esto, Álvaro decidió crear una estrategia para acabar el problema de raíz. Es así como, mediante la intermediación del fondo de empleados, la fundación Ética Verde y la empresa, facilitan créditos que le permiten a sus empleados acceder a créditos favorables en sus tasas de interés y plazos.

Pero no solo en este aspecto Álvaro Rodríguez viene propendiendo por el bienestar de los vallecaucanos. La vivienda propia y digna es uno de los puntos que más ocupa a este empresario, que, con el tiempo, genera más estrategias y alternativas para lograr que los trabajadores de la empresa tengan la posibilidad de adquirir su casa.

“Estamos fomentando el ahorro. Por cada peso que el empleado ahorra en el fondo, la empresa dona 50 centavos. Eso nos permitió canalizar todos esos recursos en el tema de vivienda, un aspecto en el que hemos tenido el apoyo de Comfenalco Valle”, indicó el empresario, quien agregó que gracias a la Caja de Compensación se conectaron con la constructora Kromo que les permitió participar en conjunto en el proyecto de vivienda llamado Ventura Mar Colinas de Comfamar, de 157 casas en la primera etapa, de las cuales inaugurarán y entregarán las primeras 27, en los próximos días.

“Dentro de esas primeras entregas, se va a favorecer a un empleado con 23 años de trabajo en la compañía, al que se le incendió su casa. Le habíamos prometido que una de las primeras viviendas que íbamos a entregar iba a ser para él. Y le vamos a cumplir”, comentó Rodríguez Acosta, quien respondió otras preguntas para Comfenalco Valle.

Dos de los proyectos que ustedes tienen se enfocan hacia los niños y hacia las madres cabeza de hogar. ¿Qué nos puede contar sobre estas iniciativas?

La comunidad de Buenaventura está cansada de tantas promesas, es por eso que nosotros como sector empresarial no le damos publicidad a las tareas que hacemos, pero principalmente con nuestra fundación Étika Verde, estamos trabajando el centro GES (Centro Gestión de Entorno Saludable), que alberga una guardería infantil y un taller de madres solteras cabezas de familia. También queremos hacer una enfermería para vacunación y aprovechar para enseñarles sobre el cuidado ambiental.

Usted ha estado preocupado por el cuidado del medio ambiente ¿Qué han realizado?

Se ha hecho una limpieza en los esteros, porque nadie se está preocupando por las basuras que se van al mar (…). Ya hicimos la primera jornada. La misma comunidad nos ayudó, rescatamos más o menos 35 toneladas de basura y seguimos en eso.

¿Las jornadas de limpieza serán periódicas?

Sí, es una tarea continua, porque el objeto social de la fundación Étika Verde es la preservación del medio ambiente. Tenemos también un convenio con la Fundación del Pacífico, los egresados están estudiando técnicas agrícolas libres de fertilizantes, es decir agricultura orgánica.

¿Esa vocación de servicio de dónde viene?

Mi padre fue, por muchos años, presidente de la fundación San Carlos que buscaba ayudar a todos los presos que hay en Colombia; de pronto es cuestión de genes, de ADN. Además, uno se conmueve en Buenaventura al ver cómo la corrupción ha acabado con una ciudad que tiene mucho futuro. Esperamos que eso algún día termine y que Buenaventura sea reconocida como lo es: el principal nodo portuario de Colombia y el principal municipio del Valle del Cauca.

    wpChatIcon