Qué es la Influenza, cómo prevenirla y cuáles son sus cuidados

La influenza es una infección vírica que afecta principalmente a la nariz, la garganta, los bronquios y, ocasionalmente, los pulmones. La infección dura generalmente una semana y se caracteriza por la aparición súbita de fiebre alta, dolores musculares, dolor de cabeza, malestar general, tos seca, dolor de garganta y rinitis.

Este virus se transmite fácilmente de una persona a otra a través de gotitas y pequeñas partículas expulsadas con la tos o los estornudos o contacto con las manos.

La mayoría de los afectados se recuperan en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento médico; sin embargo, en niños pequeños, adultos mayores y personas con enfermedades que afectan su sistema inmunitario, la infección puede conllevar graves complicaciones de salud, provocar neumonía o causar la muerte.

Recomendaciones para el cuidado en casa de niños y adultos con infección respiratoria

  • Los niños con infección respiratoria deben recibir cuidados en casa, se debe evitar asistir a la guardería o escuela durante los días de enfermedad
  • Si la temperatura corporal es superior a 38.5 °C, trate la fiebre según orientación médica, aplique pañitos de agua tibia en las zonas del cuerpo con mayor concentración de temperatura como las axilas y pliegues de la ingle; nunca utilice alcohol para tal fin.
  • Aumente la ingesta de líquidos y ofrézcales alimentos en porciones pequeñas, con mayor frecuencia.
  • Si toma leche materna, suministrar con más frecuencia.
  • Después de las comidas, mantenga al niño sentado por lo menos durante 30 minutos.
  • No automedicarse: suministrar únicamente los medicamentos que fueron formulados por el médico, en las dosis y horarios establecidos y por el tiempo indicado.
  • Limpiar con frecuencia la nariz, dejándola libre de secreciones o aplicar suero fisiológico por las fosas nasales.
  • Usar el tapabocas ante la presencia de síntomas (niños mayores de 3 años y adultos).
  • Toser o estornudar sobre el ángulo interno del brazo.
  • Conocer y vigilar los signos de alarma y consultar inmediatamente si hay presencia de uno o varios de estos signos

 Conocer y consultar oportunamente ante signos de alarma:

  • Respiración más rápida de lo normal​
  • Fiebre de difícil control por más de dos días
  • Si el pecho le suena o le duele al respirar
  • Somnolencia o dificultad para despertar
  • Ataques o convulsiones
  • Decaimiento
  • Deterioro del estado general en forma rápida

 Recomendaciones para el control de la infección:

  • Lavado frecuente de las manos
  • Uso adecuado del tapabocas en los casos de personas con síntomas respiratorios
  • Cubrir con pañuelo desechable nariz y boca al toser o estornudar
  • Manejo y eliminación adecuada de secreciones y elementos contaminados (tapabocas y pañuelos desechables. Ni tirar a la calle o espacio público.
  • Mantener la vivienda ventilada, iluminada, limpia y libre de humo.
  • Vacunación cada año contra la influenza, la vacunación es una medida efectiva para la prevención de la infección por influenza estacional. La vacuna está indicada para toda la población; sin embargo el Ministerio de Salud ha priorizado los niños menores de 2 años, mujeres gestantes, adultos mayores de 60 años y personas que presentan enfermedad coronaria, diabetes, asma, enfermedad pulmonar obstructiva, obesidad mórbida (IMC igual o mayor a 40), tuberculosis, VIH, hepatitis crónicas, enfermedad renal crónica, cáncer, familiares y convivientes de menores con cáncer, entre otros.