Reconciliación, una salida a nuestros conflictos

La Unidad de Acción Vallecaucana (UAV) lidera en el Departamento, una iniciativa de la sociedad civil llamada ‘Reconciliación Colombia’ que este año está convocando al país a reflexionar y actuar frente a la problemática social generada por la violencia, buscando que recuperemos la confianza, se reconozcan todos los grupos sociales, se sepa del valor estratégico de los territorios y se creen verdaderas oportunidades.
 

Roberto Pizarro Mondragón, presidente ejecutivo de la Fundación Carvajal y Presidente del Consejo Administrativo de la UAV, hace parte del consejo directivo de ‘Reconciliación Colombia’ y habló para los lectores de Lazos, sobre sus alcances.

 
¿De qué se trata Reconciliación Colombia?

El interés que le hemos puesto a ‘Reconciliación Colombia’ es mirar las experiencias que en este sentido hay en el país, porque reconciliación no es necesariamente que una persona deje las armas y se reintegre a la sociedad, es también conocer de las comunidades que han estado afectadas por el conflicto y están empeñadas en salir adelante. Eso nos permitirá conocer múltiples experiencias y armar una plataforma con alrededor de 500 iniciativas, grandes, medianas, pequeñas, exitosas y regularmente exitosas en este sentido.

 
¿Se quiere fortalecer la difusión de las iniciativas de reconciliación existentes?

Esa es la idea nuestra. Si logramos que esas iniciativas se estudien, se analicen, se documenten y las cruzamos entre regiones, tendremos resultados muy interesantes. Nosotros vamos a aprender de lo que han hecho en la Costa, en Antioquia o en Putumayo. Y ellos a su vez, de lo que estamos haciendo nosotros. Quedaremos al final con una plataforma, donde sector público y sector privado tendrán referentes en reconciliación. Usted va a poder entrar en esa plataforma y en el caso de un gobernante local decir: Tengo en mi comunidad esta situación y entonces buscar qué le puede servir.

 
¿Tiene alguna relación con el proceso que se cumple en La Habana?
El proyecto no es pro- Habana y seguirá con La Habana o sin ella. Ese es un hecho importantísimo. No es del gobierno. Estamos privilegiando lo regional. No es un tema centralizado,  no es de Bogotá exclusivamente. Y es así, porque son esas comunidades de la Costa, Santander, Llanos Orientales, Huila, Caquetá, Valle, Cauca, etc. quienes han sufrido los hechos de violencia y desplazamiento. Aquí estamos conociendo muchas experiencias valiosas que  existen en esos lugares,  pero  que son absolutamente desconocidas.
 
¿Qué experiencias aporta el Valle del Cauca?
Ejemplos hay muchos. En la Fundación Carvajal tenemos en marcha un par de iniciativas con reinsertados que se volvieron empresarios. Ahora están al frente de sus empresas que se llaman “Mundo Maderas” y “Ganchos y Amarras”. Son colombianos que pasaron de la guerra a ser dueños de sus propias empresas. Y recuperaron sus familias. Y la idea es esa, que un alcalde en Santander diga: yo quiero hacer una cosa parecida a lo del Valle y lo replique. El modelo entonces le dirá qué debe tener esta estrategia, estos elementos, esta metodología  y ganaremos tiempo. Eso es reconciliación. Esa es la apuesta y estamos avanzando muy bien.

El proyecto de ‘Reconciliación Colombia’, reúne a 35 organizaciones entre empresas, organismos de cooperación internacional, instituciones gubernamentales y sociedad civil, promoviendo el intercambio de experiencias mediante cuatro encuentros regionales, un encuentro nacional, cinco publicaciones impresas y una plataforma web.

 
Entre sus aliados se cuentan: Agencia de Cooperación de los Estados Unidos, Naciones Unidas, Organización Internacional para las Migraciones, MAPP-OEA, Embajada de Suecia, Fundación Ideas para la Paz, Agencia Colombiana para la Reintegración, Proantioquia, BSD Consulting, Empresarios del Caribe por la Paz, Unidad de Acción Vallecaucana. Revista Semana.
 
Más información: www.reconciliacioncolombia.com
 

 

*Entrevista publicada en la Revista Lazos Ed. 127 (Marzo-Abril 2014)
 
La Caja de Compensación Familiar Comfenalco Valle, miembro de la Asociación de Cajas de Compensación Familiar (ASOCAJAS), le genera bienestar social a los trabajadores de medios y bajos ingresos y a sus familias.